La gran estructura deportiva de Tokyo 2020

Los Juegos Olímpicos de Tokio llegan con un año de retraso, con incertidumbre sobre la incidencia del covid-19 pero con los deberes hechos por parte de sus organizadores que tienen listo un gran entramado de estadios, pabellones y otras instalaciones. Una brillante estructura para acoger a los mejores deportistas del mundo.

El periplo de los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 ha sido largo, lleno de trabas y con un enorme inconveniente como una pandemia que ha afectado a todo el planeta. Desde su proclamación como sede olímpica en 2013, la capital japonesa no ha cejado en su empeño de que los XXXII Juegos Olímpicos se conviertan en una gran fiesta deportiva y su trabajo esté al nivel de las mejores citas olímpicas.

A pesar de la decisión que no admitir público en los estadios y las dificultades que se han sucedido a lo largo de estos ocho años, Tokyo 2020 se ha preparado para dar una gran versión deportiva con un entramado de 43 escenarios, empezando por el espectacular Estadio Olímpico, una de las ocho instalaciones de nueva creación y donde se disputará las pruebas de atletismo y algunos partidos de la competición de fútbol.

En la capital japonesa se reúnen gran parte de los estadios, pabellones y demás instalaciones que acogerán el calendario deportivo, compuesto por 33 deportes y 339 eventos, una cifra récord en una cita olímpica. Además de los 8 escenarios de nueva construcción, Tokio ha rehabilitado 25 ya existentes y ha preparado 10 más de uso temporal.

“Koku-Ritsu”, El estadio Olímpico.

El nuevo Estadio Olímpico es el abanderado de estos Juegos. Construido sobre los cimientos del viejo estadio olímpico que acogió la cita de 1964, es conocido por los tokiotas como “koku-ritsu”, que significa “Nacional”. Sus 68.000 asientos estarán prácticamente vacíos por la decisión de las autoridades japonesas de no autorizar la presencia de público por el aumento de contagios por conoravirus.

Las otras siete instalaciones de nueva construcción son  el Centro Acuático, que acogerá las pruebas de natación; el Ariake Tennis Park de tenis; el Ariake Arena para voleibol; el estadio Oi de hockey sobre hierba; el parque de tiro con arco Yumenoshima; el canal Sea Forest para remo y piragüismo y el parque Kasai de aguas bravas.

Estas siete nuevas construcciones se levantan en la zona de la Bahía de Tokio, un espacio que acoge a la mayor parte de las sedes olímpicas, hasta veinte, especialmente en los distritos de Ariake y Odaiba, y en islas artificiales del entorno donde se celebrarán la mayoría de las pruebas acuáticas, salvo la competición de vela que será en el Puerto Deportivo de Enoshima, que se encuentra en la ciudad de Fujisawa, en la prefectura de Kanagawa, a unos 50 kilómetros al sur de Tokio, y el surf,  en la playa de Tsurigasaki, en la localidad de Ichinomiya a unos 80 kilómetros al oeste de la capital japonesa.

Otra de las sedes de las que presumen los tokiotas son el Estadio Nacional de Yoyogi, preparado para acoger el balonmano; el Nippon Budokan, escenario del judo, deporte nacional japonés, y del estreno olímpico de kárate; el Arena Kokugikan, habitual casa del sumo que ha sido habilitado para las pruebas de boxeo, y el Centro de Gimnasia de Ariake.

El fútbol merece capítulo aparte porque las competiciones masculinas y femeninas de este deporte se disputarán hasta en siete estadios: el estadio Olímpico, que acogerá la final femenina el 6 de agosto, y los estadios de Tokio (con capacidad para 48.000 espectadores), Sapporo (para 41.000 aficionados), Miyagi (49.000), Kashima (40.000), Saitama (64.000) y Yokohama (72.000), donde se jugarán la final masculina, el 7 de agosto.

La Villa Olímpica.

Además de las numerosas sedes que ofrece la propuesta tokiota, la Villa Olímpica es otro de los grandes atractivos de cada una de las ediciones de los Juegos, el lugar de acogida de la mayoría de los 11.000 deportistas y donde los organizadores pretenden que se sientan como en casa.

La Villa Olímpica está ubicada en el distrito costero de Harumi, en Tokio, rodeada en tres de sus lados por el mar, un espacio privilegiado donde contemplar la Bahía de la capital japonesa y muy cerca de la mayoría de las sedes de competición.

Para comodidad de los competidores se han instalado cortinas opacas en las habitaciones para permitir que puedan descansar a cualquier hora del día y, como curiosidad, los marcos de las camas están hechos de cartón y son totalmente reciclables.

Dentro de la Villa, los organizadores presumen de varios lugares emblemáticos: el gran comedor, abierto las 24 horas del día, los siete días de la semana, con más de 700 opciones de comida, especialmente con cuidado para los atletas intolerantes a algunos alimentos.

La Plaza de la Villa, el área central de la Villa Olímpica, es otro de los atractivos, un lugar hecho de madera donada por 63 municipios de Japón que volverán a sus donantes después de los Juegos.

Otros dos sitios donde pasar las horas de ocio de los atletas serán el Parque del Puerto de Harumi, que cuenta con sillas de masajes y un patio de juegos en forma de barco pirata, y un gran centro recreativo con varias opciones de entretenimiento.

Vista exterior del Ariake Arena, sede del voleibol. EFE/EPA/CHRISTOPHER JUE

En unos Juegos donde la covid-19 está al orden del día, no podía faltar dentro de la Villa una clínica especializada en diagnóstico de este virus y donde los atletas que presenten síntomas se realicen las pruebas pertinentes, así como zonas de aislamiento para los posibles pacientes o personas que hayan estado en contacto con positivos.

Los Juegos de la incertidumbre, los más esperados de las últimas décadas, levantan su telón el 23 de julio para ofrecer sus brillantes instalaciones a los mejores deportistas del mundo durante 17 días y, posteriormente, a la familia de los Juegos Paralímpicos que se celebran del 24 de agosto al 5 de septiembre.


También te puede interesar:

Miraitowa y Someity, las caras más visibles de Tokyo 2020

Multimillonarios van al espacio

La Raza ya tiene su parque

Deja una respuesta