Geométricos o florales, de tonos intensos o más apagados, los tejidos se universalizan para cambiar el salón, el dormitorio y el exterior de cada casa.


Romanticismo

El diseñador Sanderson Caspian, crea una colección romántica, inspirada en la Ruta de la Seda. Los textiles que usa para cubrir muebles e instalar cortinas están fabricados con telas de en algodón estampado y sedas con urdimbres y papeles pintados. El usar estos textiles despierta la imaginación y el espíritu aventurero de muchas familias.  


Un universo a rayas

Si bien es indudable que los tonos plenos casan con todo tipo de muebles y estilos, lo cierto es que los textiles a rayas marcan un punto de referencia a tener en cuenta cuando queremos romper la monotonía. Escoja textiles con líneas de colores. Los mejores interioristas indican que si las rayas son horizontales aumentan la sensación de la anchura.


Butacas

Butacones, los tradicionales orejeros, o los heredados de la abuela, ideales para un rincón de lectura vienen muy bien y aportan luminosidad si frente a la estantería-biblioteca el estampado es colorido en tonos de colores contrastantes. En los dormitorios amplios las butacas son también habituales cubiertos por tonos intensos.


Ropa de cama

La ropa de cama debe crear un entorno relajante y sosegado para que el sueño sea realmente reparador. A pesar de que sábanas y cubre camas tienen una vida larga, los tejidos cálidos para sobrellevar las noches de frío y algodones cambian el estilo de cualquier dormitorio con un mínimo de ingenio y sin añadir más cambios que el color, el estampado y las nuevas texturas.


Esteras

Las esteras rayadas aportan toques informales por su textura y sus tonalidades. Tampoco los estores escapan a este universo rayado, una opción de fácil combinado. Las áreas de tertulia o bajo la mesa del comedor son habituales las alfombras para ofrecer calidez. Los interioristas apuestan por las rayas intensas, pero no descartan la sobriedad en las líneas del suelo.


Deja una respuesta